Muros, Galicia (abril)

El mes de abril visité Muros, un pueblo de postal de Galicia. Sí, sé que la frase “pueblo de postal” está muy trillada, pero es que en cuanto puse un pie en Muros no paraba de oír la voz de mi hermana Marta en la cabeza diciéndola. “Es un pueblo de postal, un pueblo de postal, mira qué bonito es”. En fin, dejando a un lado la invasión mental de mi hermana mayor, lo cierto es que lo es.

Mirad

477863fafe385a4711871da0d2cd90a6

Fui a Muros porque allí es donde estaba trabajando Bernal, el propietario de uno de los nombres más sexys del mundo, buscando y recuperando yacimientos prehistóricos. En serio. Al parecer en Muros todavía quedan petroglifos, unas piedras en las que hay símbolos con los que se comunicaban en el pasado. En realidad no es tan distinto de los emoticones que utilizamos hoy en día, o eso me pareció después de conocer a Bernal. Si queréis saber más sobre ellos, seguid este enlace (además de leer el libro, por supuesto): www.muros.gal

Esta es la foto del lugar de trabajo de Bernal, no está nada mal como oficina, ¿no os parece?

galiciamaxica_10

Este es el enlace oficial de Galicia y os aconsejo muchísimo que le echéis un vistazo: www.turismo.gal

Durante este mes, además de jugar al “yo nunca” con el chico del calendario, presenciar una de las discusiones más peculiares de la historia entre dos personas y comportarme como un “Indiana Jones” de tres al cuarto, sentí que Bernal estaba más perdido que yo y eso, amigos míos, fue toda una experiencia. He encontrado otro amigo, otro que sé que seguirá aprendiendo y mejorando, como yo, y sé que los dos viviremos un montón de aventuras más, ¿nos acompañas?

Como dice Yoda: <<Mucho que aprender todavía tienes>>